30 días de mí | Día 23

Día 23 | Algo que se te antoje todos los días 

 

 

Sonreír y agradecer por estar viva.

 

También se me antoja escribir, escuchar música, bailar, conversar y comer.

Cuando dejé de preguntar el por qué por un para qué, la forma en la que vivía cambió. Empece a escribir como forma de refugio, de escape a la realidad. Con los años, aprendí que la escritura me ayudaba tanto para liberar emociones como para sanarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *