Segundo día

Incertidumbre. No saber bien qué va a pasar ni hasta cuándo. ¿Es realmente grave o la paranoia nos ganó? Para mi ya es grave desde el momento en que afecta mi economía y rutina. Todo al mismo tiempo. También afecta mi salud mental. Ahora siento un poco de culpa mientras escribo esto. Pero es que dije que me iba a obligar todos los días a escribir para generar el hábito.

Miro por la ventana. Otro día gris. Hace un rato lloviznó un poco. Siento el aroma a lavanda del hornito que puse. Se que es posible que me de alergia y entonces las personas cercanas piensen que soy una potencial amenaza. Extrañamente eso no me preocupa.

Estoy desde hace dos días dando vueltas para hacer un video y subirlo a las redes. Todos los borro. No me gusta ninguno. Perfeccionismo es sinónimo de miedo. Es mejor buscar la excelencia y eso se logra haciendo y practicando.

Me tengo que animar. Tengo que normalizar el hecho de que puedo hacer todo lo que me proponga sin importar lo que en el pasado me dijeron que podía y no podía hacer. Mi pasado no me condena. En todo caso me enseña. Me enseña a ser mejor. Lo que no quiero ser y hacer proyectar mi futuro. Dejar de compararme. Y no tener miedo a fracasar. Que el fracaso es no haberlo intentado nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *