Veo Veo a Cortázar

– Yo fui al recital de La Renga cuando tocaron en Huracán presentando el disco “El ojo del huracán”.
– ¡Yo también!
– Y días después tocaron Callejeros en Excursionistas, estuvo muy bueno
– Si, es vedad. A mi me gustó también
– ¿Fuiste?
– ¡Obvio!
– Y los recitales de Los Piojos me imagino que no te los perdías… 
– Iba a todos los que podía, incluso si tocaba 4 días en en Luna Park, trataba por lo menos de ir el primer y último día. Pero siempre de calentona terminaba comprando las entradas de los otros días.
– Claro, fanatica mal.
– Si, pero no le hago mal a nadie. Lo mismo que vos con La Renga.
– Seguro. ¿Qué otras bandas te gustan?
– Uhhhh muchas, a ver: Los Redondos, Los Piojos, La Renga, Callejeros…
– Si, esas ya se. Bandas chicas te digo.
– Mmm.. hasta hace unos meses escuchaba La 25, Intoxicados, Ojos Locos
– ¿Y Ojos Locos como los conociste?
– Mmm no me acuerdo, pero he ido a un par de recitales. Es muy común que todos los fin de semanas termine en algun recital y después sale La Reina o Museo.
– ¿Vas a Museo?
– Si, ¿por?
– De ahí tenes cara conocida entonces.
– Seguramente, aparte Museo es chico. Hace dos pasos y ya lo recorriste. Yo tengo tu tatuaje de algun lado, en algun pogo me habrás tapado el escenario jaja.

Por estos días esta charla está cumpliendo 8 años. Fue una de esas tantas que tuvimos aquel 21 de septiembre del año 2006. Y por las siguientes semanas siempre en alguna conversación aparecía la coincidencia de haber estado en el mismo lugar y a la misma hora. “No era el momento”, decíamos.

Y es así, nos conocimos en el momento justo. Por lo menos, en mi caso, fue así y sé que él siente lo mismo. No nos encontramos de casualidad, o si.
[Un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas.] 
 

En la costanera de Puerto San Julián – Santa Cruz

No andábamos buscando lo que sucedió pero queríamos que ocurra. Y cuando nos cruzamos, lo sentimos. “Sos vos”, “es él”, “es ella”. Esa luz que tenías alrededor la primera vez que te ví me lo confirmó.
[Me basta mirarte para saber que con vos me voy a empapar el alma.]
La electricidad que recorrió mi cuerpo cuando me tomaste de la mano en aquella canción no la olvidaré nunca. Y a vos te pasó lo mismo. Lo sentí y lo percibí en tu mirada. La música había parado y nuestras manos seguían unidas. 
 

En Villa La Angostura – Neuquén


[Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.]
¡Y brindo por ese encuentro, amor!
¡Y brindo por estos 8 años, amor!
¡Y brindo por este amor!

Cuando dejé de preguntar el por qué por un para qué, la forma en la que vivía cambió. Empece a escribir como forma de refugio, de escape a la realidad. Con los años, aprendí que la escritura me ayudaba tanto para liberar emociones como para sanarme.

6 Comments

  1. Anónimo

    Que lindo amor !!! Felicidades por estos 8 años y brindo por muchos mas llenos de historias y aventuras!! . Yo tambien pase por algo asi con Julian, siempre cerca uno del otro pero sin darnos cuenta; hasta que un dia, hace casi 15 años, cruzamos miradas y nos enamoramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *