Hoja en blanco

Estoy hace media hora frente a la pantalla sin saber qué escribir.

Dudo que sea que no tengo tema del cuál expresarme.

A veces sucede así. Simplemente no salen las palabras.

Pero quiero crear el hábito de escribir todos los días. Como lo hice años atrás.

Así que, estoy escribiendo esperando a que aparezca algo.

 

 

Podría escribir todo lo que pienso cuando veo el reflejo del espejo.

Pero no. Algo me frena a hacerlo.

 

 

 

 

Podría escribir sobre…

No, tampoco.

 

 

 

 

¿Y si escribo sobre…?

Mmm. Dudo que quieras escribir eso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tampoco me voy a obligar.

Hay que respetar todos los momentos.

Porque el silencio también tiene su significado.

Es así.

 

Cuando dejé de preguntar el por qué por un para qué, la forma en la que vivía cambió. Empece a escribir como forma de refugio, de escape a la realidad. Con los años, aprendí que la escritura me ayudaba tanto para liberar emociones como para sanarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *