Escritura terapéutica

Uno de los motivos por los cuales escribo es porque encontré en el arte de escribir una terapia, un lugar donde poder analizarme, donde observar y reflexionar, liberar y reasignar emociones y resignificar y reescribir mi historia.

Cuando empecé a notar que mediante la escritura me sentía más liviana y que estaba curando varias heridas, me surgió la duda de si alguien más sentía lo mismo. ¡Qué gran y grata sorpresa al descubrir que no era la única!

Entre tantas páginas que hablaban de la escritura creativa, algo que me encanta realizar, encontré una palabra que me llamó la atención y que sentí que era lo que estaba buscando: “Escrituroterapia”.

Reconozco que al principio dudé de si realmente existe la palabra. Pero al igual que mi proyecto “desangustiarme” (una serie de textos que escribí con la intención de sacarme angustia del alma), se que los términos que una se inventa también tienen valor por más que no sean reconocidos por la RAE.

 

¿Qué es la escritura terapéutica o escrituroterapia? 

 

“Use el lápiz y sea feliz”. Así se presentaba en la primera página de Google un libro en archivo .pdf que, hasta ese entonces no lo sabía, me iba a dar conocer sobre la Escrituroterapia. La autora del libro, Carla Ramirez Brunetti, invita a leer el manual que escribió para sanar emociones y transformar la vida a través de la escritura.

Ella considera a la Escrituroterapia como “una terapia que pretende, a través de la creatividad y utilizando como herramienta la escritura, adentrarse en las propias emociones, conocerlas a fondo y manejarlas adecuadamente. Es una terapia que funciona con el auto-conocimiento y la cual motiva a la persona para que emprenda una reconciliación con sigo misma y sus propósitos de vida, es una terapia para que cada participante re encuentre su norte y sea feliz.”

De más está decir que me bajé el libro y empecé a leer con una emoción que me llenaba el alma entera.

 

“Escribir es la posibilidad de crear el mundo que deseamos en el momento en que queramos.”

 

Con esa simple oración, sin conocerla personalmente, ya la sentí una amiga con la cual compartir la pasión por escribir.

Más arriba comenté sobre la escritura creativa y parece como si fueran dos cosas diferentes. Pero no. Yo creo que desde la creatividad también uno puede manejar las emociones y cambiar el mundo en el que cada uno vive.

Al fin de cuentas, las palabras las uso para expresar mi ser y no existe una sola forma de hacerlo. Por algo la escritura terapéutica también es conocida como escritura reflexiva y expresiva. ¿No?

¿Qué beneficios tiene escribir?

 

Cada cual tendrá sus motivos para escribir y los beneficios que siente al hacerlo. Creo que la mayoría coincide en que los beneficios de la escritura son:

  • Desahogarse y liberarse de emociones, angustia, ansiedad y estrés.
  • Ordenar ideas, recuerdos. Eso ayuda analizar y reflexionar.
  • En la escritura una se refleja. Nos conocemos, nos descubrimos.
  • Escribir lo que sentimos, lo que nos pasa ayuda a transitar mejor experiencias dolorosas o traumáticas.

 

¿Cómo comenzar con la escritura terapéutica?

 

Escribiendo.

¿Pensabas que iba a ser difícil? No. No lo es.

Lo ideal es que agarrés un lápiz o lapicera y papel y escribas. Pero si preferís, también podés abrir un block de notas en tu celular o un documento en tu computadora y empezar a escribir. Sin pensar en la gramática y ortografía. Tampoco a juzgarte o compararte.

Lo importante es no bloquearnos pensando en si el texto quedará bien. La intención no es esa. Incluso si tu idea es publicarlo de forma inmediata (como hago en este blog) o si más adelante te gustaría escribir un libro sobre tu experiencia de vida.

Cuando escribís para liberar emociones solo tenés que escribir.

A medida que vas escribiendo pasarás varios y diferentes estados emocionales. Todos son válidos. Todos son correctos. No hay que frustrarse cuando no sabés qué escribir o cómo continuar un texto. Debemos tener presente que nuestra mente tiene un mecanismo de defensa contra el dolor y, uno de ellos, es intentar ocultar aquello que nos desestabiliza y que nos produce sufrimiento. Cuando ocurre algo así hay que insistir. A veces días, semanas o incluso meses para poder destrabar esa emoción y liberarla.

Quiero hacer una aclaración que para mi es muy importante. La escritura terapéutica no reemplaza un espacio de psicoterapia.
Si sentís que estás con mucha angustia, ansiedad, estrés, que hay algo que te hace doler pero no sabés qué es o sí sabés pero no podés controlar, consultá y acercate a una persona profesional de la psicología.
La escritura terapéutica es una herramienta que, incluso, podés llevar a la espacio de psicoterapia (mi experiencia haciéndolo es muy buena).

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

Herramientas para conectarte con vos

las páginas matutinas de el camino del artista

Las páginas matutinas

Las páginas matutinas son un ejercicio que Julia Cameron comparte en su libro «El camino del artista» para reconectar con tu creatividad. Yo las uso para descargar todo lo que hace ruido en mi mente, anotar mis ideas y calmar mis pensamientos.

las páginas matutinas de el camino del artista

Las preguntas diarias

Contestar las preguntas diarias es un hábito que me permite registrar mi día a día, conectarme con mi cuerpo, mis pensamientos y emociones. Analizar  aquello que se repite y quiero cambiar o lo nuevo que quiere mantener. Visualizar y manifestar el presente.

El diagrama lunar

El diagrama lunar es una herramienta que te permite conocerte a vos misma, conectar con tus estados de ánimos, emociones, pensamientos, tu cuerpo y mente y ver los cambios que vas experimentando a lo largo de los ciclos menstruales.

Ejercicios de escritura terapéutica

La escritura terapéutica puede usarse para diversos objetivos: conocerte a vos misma y reencontrarte con tu niña interior, para conectar con tus emociones, tus pensamientos, con tu cuerpo. Para resignificar recuerdos, heridas, cosas que tenemos dentro y que nos hacen sentir opresión en el pecho.

Escribir nos obliga a estar en el presente. A frenar y ordenar los pensamientos, las ideas. En la mente está todo por todos lados. Se mezcla, se pierde, se tiñen entre sí. Escribir es un acto de libertad. Sí, para mi es un acto de libertad. Porque cuando escribo me libero. Y analizo mejor lo que anda dando vueltas por mi mundo interior. Siempre digo que en mi mente hay una reunión de consorcio 24 x 7, los 365 días del año.

Cuando escribo me estoy dando la oportunidad de interpretar todo eso que está en mi ser. Interpretar y darle un sentido. Reconciliarme con esos recuerdos que me duelen. Con los que están confusos. Con los que me gustaría que fueran distintos.

 

¿Hay que publicar todo lo que se escribe?

Eso depende de cada persona. Lo que importa es escribir. Y si pensar en publicar lo que escribís te hace sentir miedo o duda, no lo publiques. La escritura terapéutica tiene ese objetivo: ser terapéutica. Tan solo escribir y, lo que hagas con esos textos, es tu decisión.

 

¿Tengo que hacer todos los ejercicios?

También depende de vos. Parece que hice copiar y pegar pero es que quiero que sepas que esto es una herramienta. Que la escritura terapéutica es para que te sientas bien vos. Si cuando lees un ejercicio, sentís que no tenés ganas de escribir o que no te atrae el tema, no lo hagas. No te obligues a escribir. Puede que no sea el momento. Recordá que la consciencia tiene mecanismo de defensa. Incluso puede ser un disparador para escribir por qué no querés escribir sobre ese tema. O no, y simplemente no te llama la atención y está bien.

 

Otra aclaración importante: en las publicaciones de los ejercicios vas a encontrar que está la consigna y abajo un texto que escribí. Esto es porque comparto herramientas y recursos que yo misma usé y que a mi me hicieron bien. Si crees que leer mi texto puede influir en qué o cómo vas a escribir, no lo leas. Primero escribí vos y después, si querés, lees lo que escribí. 

Y otra aclaración: si escribís y luego lees mis textos y ves que no tienen relación o ni se parecen, eso está bien también. Porque a cada persona nos despierta diferentes emociones y pensamientos un mismo ejercicio. Es más, si vos hacés el mismo ejercicio dentro de un par de años, vas a ver que es muy probable que también escribas diferente.

Recordá que esto es para que te sientas bien. Y cada persona recorre su camino a su manera.

 

Carta a mi yo del pasado

Carta a mi yo del pasado

Conectarte con tu niña interior y escribirle una carta para conocerte, abrazarte y sanar heridas del pasado.

Carta a tu yo del futuro

Carta a tu yo del futuro

Un ejercicio que te ayudará a conectarte con vos misma y conocer tus emociones del presente y cómo te gustaría que fuera tu futuro.