La rutina de la desesperación

Tengo tantas cosas para soltar.    Me brotan. Me inundan. Me ahogan.   Me siento en una licuadora encendida en la máxima potencia.   A veces me escucho pedir paz, tranquilidad y armonía.   Las tres juntas.   Sí.   ¿Qué es la paz? O   ¿Qué nos hicieron creer que es la paz?   […]

Escrita el 22 de septiembre de 2016

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define ni define tu vida. Y que podés vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

Tengo tantas cosas para soltar. 
 
Me brotan. Me inundan. Me ahogan.
 
Me siento en una licuadora encendida en la máxima potencia.
 
A veces me escucho pedir paz, tranquilidad y armonía.
 
Las tres juntas.
 
Sí.
 
¿Qué es la paz?
O
 
¿Qué nos hicieron creer que es la paz?
 
¿Existe?
 
¿Y cuándo se logra sentir tranquilidad?
 
¿Tengo que volverme agua para convertirme en lago?
 
E incluso el lago no debe saber qué es la tranquilidad.
 
Siempre hay alguien que juega a tirarte piedras.
 
¿Y la armonía? ¿Qué es la armonía?
 
¿Es de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro?
 
Y así los días.
 
Buscando “paz”, “tranquilidad”, “armonía”.
 
Una primavera con sabor a nostalgia.
 
El sol que sigue dando vueltas.
 
Y la luna es testigo.
 
 
No todas las preguntas fueron hechas para tener una respuesta.
 
 
 
 
 
Imagen destacada: Pinterest

 

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define ni define tu vida. Y que podés vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

La inalcanzable zanahoria

La inalcanzable zanahoria

Qué difícil que se hace todo cuando tu zanahoria es intentar vivir en armonía. ¿Cuál es el motivo por el cual elegí la “armonía” como objetivo a alcanzar en mi día a día? No lo entiendo. A veces pienso que soy mi propia enemiga. 

leer más
Nueva era

Nueva era

Basta. Ahora sí, basta. Poné un freno. Así no podemos seguir. Vamos a terminar mal de nuevo. Y no queremos eso. Empezá a priorizarte. A ponerte en...

leer más
0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Historias en seis palabras | Me Hace Bien Escribir - […] con mi padre ya me cansa un poco. Sí… uno se puede cansar del dolor y de estar buscando respuestas…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − quince =