El cielo por la mitad

Apenas abrí los ojos, me llamó la atención el color de cielo que podía ver a través de las hojas de la enredadera que hay en la ventana. Los volví a cerrar y reflexioné sobre el color. ¿Rosa? ¿Rojo? ¿Naranja? Se me pasó por la mente la posibilidad de que sea un atardecer y haya […]

Escrita el 19 de mayo de 2015


Apenas abrí los ojos, me llamó la atención el color de cielo que podía ver a través de las hojas de la enredadera que hay en la ventana.

Los volví a cerrar y reflexioné sobre el color. ¿Rosa? ¿Rojo? ¿Naranja?

Se me pasó por la mente la posibilidad de que sea un atardecer y haya dormido más de 18 horas. Pero no, por ese lado de la casa, sale el sol.



Abrí los ojos de nuevo y me quedé mirando un buen rato todas las figuras que formaban las hojas y los diferentes tonos del exterior.

Me levanté, caminé hacia el lado opuesto de la casa donde está la cocina y levanté las persianas. El cielo era un gris macizo y se iba esfumando hasta transformarse en una linea negra a lo lejos.

De un lado, colores cálidos, vivos, como el rosa, rojo y naranja. Del otro lado, colores apagados, «muertos» como el gris y el negro.

El cielo me acompaña. No puedo dejar de relacionarlo.

Hoy no iba a escribir sobre la muerte de él por dos motivos. 

El primero, porque no creo en eso de que deba recordarlo y mencionarlo en la fecha de su muerte o cuando sería su cumpleaños.

El segundo, porque no me gusta que le haya sacado «protagonismo» a mi mamá, que hoy cumple años.

No me siento bien conmigo el hecho de «caretearla» (perdón, no se me ocurre otra palabra y me gusta escribir de forma espontanea) con estar hablando de él solo porque hace tres años, un día como hoy, dejó de existir fisicamente. 

Ya lo dije, hoy no quiero escribir sobre él. Tengo decenas de publicaciones por la mitad, esperando que ponga en palabras, lo de adentro hacia afuera, lo que quedó por decir.

Directamente, hoy no pensaba escribir. 

Pero, ver el cielo por la mitad, ver los dos lados del cielo… de un lado, colores vivos, del otro lado, colores muertos… ameritaba que dedique unas palabras y agradecer por hacerme sentir acompañada.

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

Escribir páginas matutinas

Escribir páginas matutinas

Las páginas matutinas son un ejercicio que Julia Cameron comparte en su libro «El camino del artista» para que reconectar con tu creatividad. Yo las uso para descargar todo lo que hace ruido en mi mente. Es el espacio para calmar mis pensamientos.

leer más
La inalcanzable zanahoria

La inalcanzable zanahoria

Qué difícil que se hace todo cuando tu zanahoria es intentar vivir en armonía. ¿Cuál es el motivo por el cual elegí la “armonía” como objetivo a alcanzar en mi día a día? No lo entiendo. A veces pienso que soy mi propia enemiga. 

leer más
Nueva era

Nueva era

Basta. Ahora sí, basta. Poné un freno. Así no podemos seguir. Vamos a terminar mal de nuevo. Y no...

leer más