Hola oscuridad, de nuevo estoy por aquí

No es la primera vez que me encuentro con la oscuridad de frente. Ya la conozco. Hasta puedo decir que somos amigas.

Escrita el 6 de octubre de 2021

No le tengo miedo a la oscuridad.
Aunque ahora que lo escribo, sí, le tengo miedo a la oscuridad.
No es que me estoy contradiciendo a mí misma en dos oraciones.
Es que hay dos oscuridades: la ausencia de luz en un ambiente y la otra.
A la primera le tengo miedo. A la segunda la conozco tanto que, a veces, antes me siento cómoda entrando en la oscuridad.

Y ayer entré. No estaba en mis planes pero entré.
Me cuesta escribir estas palabras porque tengo los ojos muy hinchados.
Lloré mucho.
Tuve muchos pensamientos.
Tuve deseos de no pensar más.
Tuve miedo. Y, hasta en un momento, me reí.

No le tengo miedo a la oscuridad.
Porque la conozco. Porque de ahí salí mil veces. Y cada vez que salí, lo hice con más fuerzas.

En parte el motivo es porque no puedo dedicarme a este proyecto el tiempo que me gustaría. Que siento que tengo tantas responsabilidades que voy a necesitar tres vidas más antes de poder equilibrar la balanza entre lo que tengo que hacer y lo que quiero hacer. Y no, en verdad quiero que la balanza se incline más y poder llenar mis días con lo que quiero hacer.

¿Es acaso utópico lo que deseo?

Cambios. Vengo haciendo cambios y malabares para cumplir con este proyecto. Este proyecto y otros. Pero este es mi prioridad hoy. Y los cambios se están produciendo. Pero el tiempo. El tiempo y mi deseo no siempre van de la mano. Y sí, ya se que hay que saber esperar los tiempos. Y no, no siempre me gusta.

Desgaste mental. Agotamiento mental. No puedo con todo. Esas fueron las llaves a la oscuridad esta vez. No se cuánto tiempo estaré en esta oportunidad. Y hasta quizás ni se note. Porque soy experta en ponerme el disfraz de «está todo bien» pero por dentro me voy hundiendo en el lodo.

Y escribir. Es lo que necesito. Me hace bien.

Imagen de Jordan Stimpson en Pixabay

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

Lo que un planeta me enseñó

Lo que un planeta me enseñó

Lo que cuento en este post es algo que ocurrió el 22/06/2021 a las 9:30h. Podría haber pensado que simplemente fue algo que pasó. Pero no, para mí tenía un mensaje oculto de uno de mis planetas preferidos.

leer más
Hola invierno

Hola invierno

Cuando digo que me gusta el invierno, la mayoría de las personas cree que es porque me gusta el frío porque viví en la Patagonia. Pero no, me gusta el invierno por otro motivo.

leer más
La inalcanzable zanahoria

La inalcanzable zanahoria

Qué difícil que se hace todo cuando tu zanahoria es intentar vivir en armonía. ¿Cuál es el motivo por el cual elegí la “armonía” como objetivo a alcanzar en mi día a día? No lo entiendo. A veces pienso que soy mi propia enemiga. 

leer más