Cambiando la piel

Siempre me sentí débil y fuerte a la vez. Débil porque me partí en mil pedazos con cada trauma y fuerte porque sigo de pie.

Escrita el 28 de enero de 2022

Inicio 9 Autoconocimiento 9 Cambiando la piel

Hasta antes del lanzamiento de su último disco, el tema que más escuchaba de Wos era «Andrómeda». Pero con «Oscuro éxtasis» eso cambió. Un tema mejor que el otro pero hay uno que me erizó la piel desde la primera vez: «Cambiando la piel».

A medida que pude ir procesando lo que me pasó en la vida, que entendí que fue más grave de lo que creía y que, el hecho de independizarme economicamente de mis padres, no iba a resolver mis problemas, dolores y traumas sino que, al contrario, iba a encontrarme cara a cara con recuerdos que estaban escondidos hace muchos años, fui sintiéndome débil y fuerte a la vez.

Sí, parece una contradicción. Y lo es. Darío Sztajnszrajber (filósofo argentino) dice que las personas somos contradicciones con patas y estoy 100% de acuerdo con eso.

Débil porque con cada crisis de angustia y ansiedad, mi cuerpo se debilitaba, quedaba sin fuerzas, me pedía un tiempo de descanso para recuperarse. Y ese tiempo, en un sistema que nos trata como simple mano de obra que solo puede y debe producir, se convirtía en una nueva crisis por no poder o no saber darmelo.

Pero yo seguía para adelante. No me rendía. A veces sin saber muy bien para qué. Cuestionándome todo. Pero seguía. El miedo a la muerte no me permitía descansar. «Ya voy a dormir mucho cuando me muera» solía decir.

Por suerte los ataques de pánico me pusieron un freno y me permitieron cambiar esa idea. Sí, agradezco haber tenido esa crisis existencial que prendió fuego toda mi vida y me obligó a volver a nacer, resurgir de mis cenizas.

  • ¡Guarda el Pin!

Y me sentí fuerte. Me siento fuerte. Porque, como si tuviera una línea de tiempo de mi vida en frente, puedo ver y reconocer cada una de las cosas traumáticas por las que tuve que pasar y estoy acá. Viva.

Y también reconozco que en cada una de las experiencias traumáticas que viví, mi alma se partió en mil pedazos, me deshice en lágrimas y grité exigiendo explicaciones que nunca alcanzarán para entender tanto dolor y crueldad.

Ahora que sé que tengo ese superpoder de hundirme en el más profundo dolor para salir más fuerte, ya no tengo miedo ni al dolor en el medio de mi pecho ni a la oscuridad de mi mente (a la otra todavía le escapo). Y se que es un proceso. Que hoy soy una y mañana o pasado o cuando sea, seré la misma pero con una nueva piel.

Escuchá el tema «Cambiando la piel» de WOS en YouTube.

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

Heridas de la niñez

Heridas de la niñez

¿Sabías que lo que vivimos y aprendemos en la niñez determina la forma de pensar, sentir y actuar en la vida? Y cuando vivimos violencia, humillación, abuso esas experiencias se convierte en heridas de la niñez.

leer más

Pin It on Pinterest