Página 10: Las peores crueldades me las dije yo misma

En este episodio cuento cómo las peores crueldades me las dijo yo misma y cómo empecé hace unos años un proceso de respeto y compasión a mi misma.

Escrita el 24 de agosto de 2021

Sí, aunque parezca raro el título, así es. A pesar de toda la violencia que sufrí por parte de mi padre y otras personas de mi familia o desconocidas, nadie me dijo tantas crueldades como me dije a mi misma.

Obvio que no es que yo me inventé insultos o cosas para recriminarme. Fue el entorno el que me dio catedra para yo crear una voz critica en mi cabeza que a veces no me deja en paz aun hoy en día.

Como conté en el episodio anterior, desde los 12 años que tengo problemas, trastornos alimenticios generados e impulsados por familiares cercanos.

En fin, que durante los años de la adolescencia fue una verdadera tortura. Las cosas que hice para bajar de peso o para mantener el peso super bajo cuando lograba llegar. Y las cosas que me hice castigándome cuando no bajaba de peso o no ponía todo mi esfuerzo en bajar de peso.

Creyendo que era una fracasada. Que no me merecía nada bueno porque no era flaca. Que no iba a ser feliz. Y como creia que no me iban a pasar cosas buenas ni iba a ser feliz, obvio que no me pasaban cosas buenas ni era feliz. O mejor dicho, si me pasaban cosas buenas pero ni siquiera las disfrutaba o las valorabas porque no era flaca.

Y para mi este tema es una herida abierta. Sí, recién estoy empezando a procesar todo lo que viví.

El año 2016 fue un año de quiebre para mi. Me pasaron muchas cosas muy dolorosas en pocos meses. Pero fue en esa época en la que mas me refugie en la escritura también. Escribía todos lo días. Sobre lo que se me pasara por la cabeza.

Y fui como volviendo a conectarme conmigo, con mis deseos, con lo que quería. Con lo de imaginarme como me hubiera gustado que fuera cada día hasta empezar a pensar en como queria que fueran mis proximos dias, meses, mi futuro basicamente.

Pero había algo que me hacia sentir que nunca iba a poder estar bien. Que por mas que yo me imaginara el futuro soñado haciendo lo que me gusta, había algo en el día a día que me hundía: Era yo misma. Y lo descubrí escribiendo. Escribiendo sobre las cosas que no me gustaban de mi y de lo que ya estaba cansada.

¿Saben lo que hacia todas las mañanas apenas me levantaba? Iba al baño, me paraba frente al espejo, me agarra la panza y mirándome a los ojos me decía las peores cosas que se puedan imaginar.

Sí, a mi misma. Me decía cosas horribles, super hirientes. Que obvio, cuando empecé a hacerlas consiente y hasta las escribí encontré patrones de palabras y frases que ya antes había escuchado. Pero yo le agregaba mas palabras dolorosas, mas frases, mas imágenes, mas crueldad.

Así empezaba el día. Odiándome frente al espejo. Queriendo no existir. Queriendo meterme en la cama y no salir. Y claro, como voy a tener ganas de levantarme todas las mañanas si lo primero que hacia era putearme y maldecir mi existencia.

Y con lo que escribí fui a pedir ayuda a mi espacio terapéutico y empezamos un trabajo duro pero que valió y vale la pena. Hace como tres años que ya deje de insultarme mirándome al espejo por la mañana. Ni por la mañana, ni por la tarde, ni por la noche.

Si tenés una mala relación con vos misma, en tu mente, en tu conversación interna, es importante que sepas que podes cambiar esa forma. Que va mas allá de eso de «amarte a vos misma». Que si pasaste por una época en la que te odiaste, antes de amarte, hay muchos pasos. Primero entender de donde viene ese odio, después dirigir esas emociones desagradables a quienes corresponde y sobre todo, dejar de tratarte mal y empezarte a tratarte como te gustaría que te traten. Que primero el proceso es interno y que después va exteriorizándose. Pero lo mas importante es que el cambio se da internamente.

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros episodios del Podcast

Página 14: Tener miedo de tus pensamientos

Página 14: Tener miedo de tus pensamientos

¿Tenés pensamientos que aparecen de repente en tu mente y que te provocan miedo, angustia y ansiedad? ¡Yo también! Y en este episodio cuento cómo estoy trabajándolos para evitar el malestar emocional.

leer más
Página 11: No sé qué escribir

Página 11: No sé qué escribir

En este episodio cuento sobre una técnica de escritura principios del siglo XX que usaban los surrealistas y que uso de forma terapéutica cuando no sé qué escribir.

leer más
Página 9: No soy un número en la balanza

Página 9: No soy un número en la balanza

En este episodio hablo sobre un tema que mencioné en el episodio 7: los trastornos alimenticios.
Cuento mi experiencia para concientizar sobre los peligros de la cultura de “ser flaca para ser feliz”.

leer más
Página 7: El accidente

Página 7: El accidente

En este episodio cuento sobre el accidente automovilístico que tuve el 25 de enero de 1997. Un hecho que marcó y cambió mi vida para siempre.

leer más
Página 5: Las preguntas diarias

Página 5: Las preguntas diarias

En este episodio cuento sobre las preguntas diarias: un hábito que me permite registrar mi día a día, conectarme con mi cuerpo y mis emociones y visualizar el presente.

leer más
Página 4: Las páginas matutinas

Página 4: Las páginas matutinas

En el episodio cuento sobre mi experiencia con las páginas matutinas y cuáles son los beneficios de este ejercicio propuesto por James Cameron en «El camino del artista».

leer más