Carta a tu yo del futuro

Un ejercicio que te ayudará a conectarte con vos misma y conocer tus emociones del presente y cómo te gustaría que fuera tu futuro.

Escrita el 22 de mayo de 2020

Escribir una carta a tu yo del futuro es un ejercicio de reflexión, un momento para imaginar y proyectar dónde te gustaría estar, con quién y haciendo qué en unos años. Sirve también para evaluar el presente y ponerte metas.

Este ejercicio es uno de los primeros que hice cuando empecé a profundizar en la escritura terapéutica para conectar con mis emociones y conocerme a mi misma.

Consejos para escribir una carta a tu yo del futuro

Una de las primeras cosas que te ayudará para escribir una carta a tu yo del futuro es definir los años. Es decir, le escribirás a tu yo dentro de un año, cinco años, diez años. Esto te permitirá analizar y proyectar sobre cómo te gustaría que fuera tu futuro y qué querés escribirte a vos misma.

También es importante es que seas amable y compasiva. Es normal que cuando quieras escribir sobre vos misma, aparezca esa voz en tu mente que te critica y habla mal. Intenta pedirle que te de un momento para que puedas escribir esta carta tranquila. Incluso hasta podés prometerle un par de párrafos en la carta a cambio.

Puede empezar la carta contándole a tu yo del futuro sobre tu presente. Sobre quién sos hoy, a qué te dedicás, dónde vivís, qué es lo que te gusta hacer y lo que no. Esto será importante para cuando releas la carta en un par de años para que puedas apreciar el gran cambio y camino que hiciste.

En la carta podés escribirle a tu yo del futuro cuáles son las cosas que te gustaría cambiar, cuáles no. Aquellas que querés empezar a hacer, como un curso, un trabajo o aprender un deporte.

Como dije más arriba, lo más importante es que seas compasiva y amable con vos misma y eso incluye darte consejos. También puedes contarte los problemas que tenés ahora y cómo te gustaría que se resuelvan.

Preguntas para responder en la carta a tu yo del futuro

Si todavía sentís que no sabés qué escribirle a tu yo del futuro, te comparto unas preguntas que puedes responder y que te servirán de disparadores.

  • Si pudieras cambiar una cosa de tu presente, ¿cuál sería?
  • ¿Disfrutás de tu trabajo? ¿De qué o en dónde te gustaría trabajar?
  • ¿Qué te gustaría aprender? Un idioma, manualidades, lo que tengas en mente hace tiempo.
  • ¿Te gusta el lugar donde vivís? ¿Dónde soñás vivir?
  • ¿Qué hacés en tu tiempo libre? ¿Qué te gustaría hacer?
  • ¿Quién es la persona más importante de tu vida actualmente? ¿Te imaginás con ella en tu futuro?
  • ¿Qué querés cambiar de tu presente?
Esta soy yo en el 2012. Ni me imaginaba todo lo que iba a vivir en los próximos años.

Mi carta a mi yo dentro de diez años

Ahora voy a compartirte una carta que escribí a mi yo del futuro dentro de diez años. La escribí en un momento bastante particular: al comienzo de la cuarentena estricta en Buenos Aires, Argentina.
También es importante que aclare que no es la primera carta que me escribo a mi misma, ya sea mi yo del futuro o a mi yo del pasado (ese es otro ejercicio de escritura terapéutica).


11 de abril de 2020

Hola Vir,

¿Cómo estás? Espero que no te haya pegado eso de cumplir 40 años y no estés pensando en que te faltan cinco para los cincuenta. Seguramente estés viviendo de una forma que no pensaste que ibas a vivir cuando eras adolescente.

Ojalá ya tengas al menos un libro publicado. Que estés trabajando de lo que te gusta. Que puedas viajar de primavera a otoño y quedarte en un lugar cómodo durante el invierno para escribir y dedicarte a vos.

Quiero contarte algo para que lo tengas presente. Merecés que te pasen cosas buenas. Eso no te lo olvides nunca. Durante años creíste que no te iban a pasar cosas buenas a vos, y que si sucedían, algo malo después pasaba como castigo de haber disfrutado. Es algo que estamos aprendiendo a deconstruir. Sí, seguramente esta palabra ya estará en el vocabulario de la mayoría y sea algo normal y no de moda.

También deseo que sigas con esa energía creativa de querer expandirte.

En estos momentos, estamos viviendo una experiencia que por momentos parece una pesadilla. Estamos en cuarentena obligatoria desde el 20 de marzo. Aunque con Ale nos aislamos unos cinco días antes. El motivo es una pandemia. El COVID 19, más conocido como Coronavirus. Está todo patas para arriba. Te cuento que teníamos un plan para el 2020. Pero se echó todo para atrás. De lo que veníamos trabajando, solo quedó un tercio. Y encima ya te cansaste de las injusticias.

Ese es otro tema. Eso de sentir que todo el tiempo te están atacando. Que si alguien hace malo es a propósito. No, tenés que entender que las personas simplemente nos equivocamos y listo. No hay porqué pensar que todo es para atacarte. Eso sí, descubrimos que detestamos las personas que no piden disculpas cuando sus errores nos perjudican.

También descubrimos que si sentimos que en el lugar donde estamos, el techo nos empieza a molestar, tenemos que movernos de lugar. Crear uno nuevo. No venimos al mundo a conformarnos. Lo sabés.

Al final, para vos, la cuarentena te hizo enojar. Enojar y entrar en acción. Salista de ese lugar de pasividad en donde todo te daba miedo a decir ACÁ ESTOY.

¿Seguís leyendo a las astrólogas y tarotistas que te gustan? Qué loco eso. Hasta hace unos años eras una escéptica que solo en la ciencia se podía creer y ahora tendrías que verte. Leyendo movimientos en el cielo y sintiéndome identificada a veces.

¿Terminaste los libros con disparadores para escribir? Tenés unos 6 y 7 que te están esperando hace años para que los completes. Ojalá que los hayas terminado y que tengas otros 6 y 7 más para completar.

¿Pudiste ver las auroras boreales? Es nuestro mayor sueño.

¿Recorriste más países y cruzaste el mar? ¡Ay ojalá que sí! En estos días el panorama del turismo es bastante complejo. Pero tengo fe que en el 2021 se va a reactivar.

¿Seguís con el blog de viajes también? ¿Y el de escritura? ¿Das talleres o cursos online sobre escritura creativa y terapéutica? ¡Ay! Tengo mariposas en el estómago de solo pensarlo.
Se que hay una carta que escribí hace 10 años o un poco menos, quizás para mi yo de 40 años, por algún lado. No la volví a leer. Pero seguramente lloraría. De emoción y de angustia también. Así somos, lo sabés.

Otra cosa. No se cómo estaremos con el tema del cuerpo. Pero uno de los deseos más grandes que tengo en estos momentos es por construir mi autoestima. Aceptarme, respetarme, amarme. Todos los días estoy trabajando en eso. Ojalá que la carta mi de yo de 40 a la de 50 o la de 45 a 55 pueda escribir mejores cosas sobre este tema que tanto daño nos hizo y hace. Y que toda nuestras vivencias las hayamos podido resignificar para ayudar a otras personas.

Te amo.
Vir de 35 años.


Es hora de escribirle una carta a tu yo del futuro

Te animo a que te reserves un momento de algún día libre para comenzar con este ejercicio de escritura terapéutica. Puede ser que te lleve más de un día escribir la carta. Te recomiendo que cuando la vayas a escribir, silencies tu teléfono. Si convivís con otras personas, pedirles que por un rato no te interrumpan. También podés ponerte una playlist de música que te relaje, prender un sahumerio o una vela aromática, prepararte un té de hierbas como manzanilla o tilo.

Tené en cuenta que puede llevarte más de un día escribir una carta a tu yo del futuro. Que el primer día sea más para reflexionar y que haya más actividad mental. Lo ideal es que escribas todo eso que pasa por tu mente. Si sentís que estás bloqueada, contestá algunas preguntas que dejé más arriba.

Recordá que hacer estos ejercicios no son para ponerte a prueba. No es un examen. Todo lo que escribas está bien y nadie evaluará si las respuestas son correctas o no. Cada carta al yo del futuro es única y personal. Podés escribir a mano en un cuaderno o en la computadora. No es necesario que la hagas pública, así que no te midas en lo que escribís.

Si querés, guardala y leela cuando la necesites. No importa si es para tu yo dentro de diez años pero pasaron solo dos años. Leela si es lo que sentís que necesitás. También podés escribir una carta a tu yo del futuro todos los años. No es un ejercicio que no se pueda repetir.

¿Escribiste una carta a tu yo del futuro? Me encantaría que compartas tu experiencia en los comentarios.

Foto de freestocks.org en Pexels

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

La escritura automática

La escritura automática

La escritura automática es una técnica de escritura que introdujo el surrealismo a las obras literarias y que hoy nos puede ayudar de forma terapéutica.

leer más