¿Escribir a mano o escribir en computadora?

¿Sabías que hay una gran diferencia entre escribir a mano o en computadora? Escribir a mano es mejor y en este post te comparto 5 beneficios para que empieces a hacerlo más seguido.

Escrita el 21 de agosto de 2021

Si bien tengo acceso a una computadora desde que tengo 6 años, escribir a mano es una actividad que me causa mucho placer y que sigo haciendo porque tiene muchos beneficios. No solo beneficios en cuanto a lo terapéutico. Muchos estudios demuestran lo importante que es para nuestro cerebro seguir escribiendo a mano, aún hoy en un mundo tan digital.

Pero en este post quiero centrarme en la parte terapéutica. Si te interesa conocer todos los beneficios que tiene escribir a mano, escribí este otro post

¿Cuál es la diferencia entre escribir a mano o en computadora?

Si bien cuando escribimos a mano o en la computadora, armamos el mismo texto, la forma de hacerlo es lo que hace la diferencia entre ambas actividades. 

Al escribir a mano, cada letra es diferente entre sí, tienen diferente forma de hacerse y, depende en qué tipo de letra escribas, hasta demorás más en hacer una que otra. A su vez, vas construyendo en tu mente puentes entre ideas, pensamientos. Todo esto genera un proceso cognitivo que relaciona todo eso al mismo tiempo que tu mano se va moviendo sobre el papel.

Como que si realmente pudiéramos ver como una película todo el trabajo que hace el cerebro para que podamos escribir a mano, lo compararíamos con hacer ejercicios aeróbicos.  

Ahora, pensemos cuando escribimos en computadora: no importa la letra, el movimiento que hacés es oprimir teclas. A lo sumo, hasta ya te sabés de memoria donde está cada letra y no mirás el teclado cada vez que escribís. Pero, a diferencia de escribir a mano, en la computadora se realiza el mismo movimiento: oprimir teclas. 

Eso sí, convengamos que escribir en computadora es bueno para cuando se quiere compartir información y necesitás de la fluidez de “solo oprimir teclas” para que las ideas no se traben y se pierdan. Por eso es que no es que estoy diciendo “no escribas más a computadora, todo tenés que escribir a mano”. No. No estoy diciendo eso.

De hecho, esto que estás leyendo ahora mismo lo escribí 100% en computadora. 

Yo utilizo ambas técnicas (es obvio pero quería aclararlo). Por un lado, cuando escribo las páginas matutinas o realizo escritura automática, lo hago a mano. Lo mismo para completar mi registro lunar. Y, por más que suene anticuado, cuando estudio de forma online, las notas las escribo de forma manuscrita. Está comprobado que así se retiene más y mejor la información y conocimientos nuevos (es de lo que hablo en el otro post).

¿Qué beneficios tiene escribir?

Cada persona tiene sus motivos para escribir y lo que siente al hacerlo. Pero creo que no me equivoco cuando digo que la mayoría coincide en que los beneficios de la escritura son:

  • Desahogarse y liberarse de emociones como la angustia, ansiedad y estrés.
  • Ordenar ideas, pensamientos. Al escribir analizamos y reflexionamos sobre lo que escribimos y queremos escribir.
  • Escribir lo que sentimos y lo que nos pasa, ayuda a transitar mejor recuerdos y experiencias dolorosas o traumáticas.
  • Si dejamos que la mano fluya y escribimos todo lo que se nos pasa por la mente de forma automática, podemos conocernos mejor.

Escribir a mano es terapéutico

Pero como dije más arriba, cuando se trata de escribir para conectar con mis emociones, para entender mis pensamientos, para procesar alguna situación que viví, escribo a mano. ¿Por qué? Es lo que te quiero contar en los próximos párrafos.

Te hace sentir bien

Cuando usás la escritura para liberarte y sacar afuera emociones y pensamientos que te generan malestar en tu interior, hace que te sientas mejor. Si bien es verdad que, cuando te sentás a escribir y vas procesando en tu mente todo lo que querés descargar, podés experimentar emociones fuertes como angustia, ansiedad e incluso lo mismo que sentiste en el momento que estás recordando. Pero si lográs transitar por ese momento y seguir escribiendo, después te vas a sentir más liviana. Como si te hubieras quitado una mochila de encima.

Te permite analizar sobre lo que pensás y creés

Escribir sobre lo que pensás es beneficioso para que conozcas la forma en qué procesás lo que te ocurre. Porque sí. No todas las personas tenemos la misma forma de interpretar y asociar hechos. Entonces, cuando te ponés escribir sobre una situación que te está molestando. Por ejemplo, algo que una amiga dijo o hizo. Y escribís sobre toda la situación, lo que pasó, lo que te molestó, cómo te hubiera gustado actuar o que ella actúe. Cuando terminás y lo leés, podés analizar y ver todo desde otra perspectiva. Y quizás darte cuenta que tu amiga no lo hizo a propósito. O que capaz lo que ella dijo tiene otra interpretación y, en ese caso, hasta te permitís dudar de si podrías reaccionar de otra forma.

Obvio que también, al analizar, podés darte cuenta que es peor de lo que creíste en un primer momento. Y eso también va a estar bueno, aunque cuesta notarlo al principio.

Es una especie de meditación

Al inicio de la publicación expliqué que, al escribir a mano, el cerebro tiene que hacer un proceso cognitivo porque cada letra no se escriba igual y, al mismo tiempo, está conectando ideas y pensamientos y haciendo que entre cada palabra haya un sentido. Y como si fuera poco, por ejemplo, la vista está sobre el papel observando lo que nuestra mano dibuja por así decirlo. Entonces, cuando escribimos a mano nos concentramos en eso. Estamos en el presente. Y en un mundo donde nos dicen que la productividad es sinónimo de poder hacer 20 cosas al mismo tiempo (lo cual es mentira y es al revés), escribir a mano es una especie de meditación. 

En mi caso, soy una persona que todo el tiempo, 24×7 estoy pensando. Siempre hay pensamientos en mi mente y eso, muchas veces, me satura, me agota. Entonces, cuando escribo a mano, logro bajar dos cambios a mi mente. No la pongo en pausa pero baja la velocidad y eso es fa-bu-lo-so. 

Y el beneficio que escribir a mano sea como una especie de meditación, además de dejar de lado la hiperactividad mental, es que te permite, justamente, tranquilizarte y pensar con claridad. Dejar de salta de una idea a otra, de un pensamiento a otro y empezar a ordenar toda esa gran cantidad de pensamientos e ideas. Y así, en vez de sentirte abrumada pensando que tenés un montón de problemas, te das cuenta que lo que te producía ansiedad era el desorden mental. 

Conectar con vos misma y tu mundo interior

Uno de los mayores beneficios que reconozco al escribir a mano es conocerme a mi misma. Sí, así como lo escribo. Porque al escribir y luego leer, con el tiempo y varios diarios y cuadernos escritos, pude observar patrones de conducta y cómo relaciono pensamientos, situaciones, etc.

Así pude detectar, por ejemplo, que el malestar emocional que sufría por la mañana se debía a que, ni bien me levantaba, iba al baño y me insultaba frente al espejo agarrándome la panza y criticando todo mi cuerpo y vida. Conté sobre esto en este episodio del podcast

Y esa actitud era algo que tenía tan integrado que no me daba cuenta. No fue hasta escribir durante varias semanas sobre qué cosas me hacían sentirme mal que logré sincerarme conmigo y mostrarme a mí misma esa rutina tan cruel. 

Identificar cómo hablás y qué palabras usás

Otra de las cosas que me di cuenta escribiendo a mano es de las frases y palabras que uso y que me hacen ruido. Lo percibo cuando escribo sobre recuerdos y situaciones que me provocan emociones fuertes. Y, a veces, no son solo los recuerdos y situaciones lo que me hacen sentir angustia o ansiedad, sino las palabras que uso para hablar de eso. 

Por ejemplo, y es algo que al día de hoy me cuesta modificar pero al menos lo tengo consciente, cuando hablo del accidente que sufrí a los 12 años (hablé sobre esto en el episodio 7 del podcast), me di cuenta que una de las cosas que más dolor me provoca es decir “nunca más voy a poder ser la chica deportista que era”. Ese “nunca más” es tan… tan determinante. Y a la vez falso. Porque sí, puedo volver a ser deportista. No puedo volver a ser niña, pero si a conectarme con los deportes. Y es más, estoy segura que todos estos años posteriores al accidente, no volví a practicar deportes ni a hacer ejercicio físico constante justamente por eso de “nunca más”.

¿Ves lo importante que es identificar cómo hablás y las palabras y frases que usás y cómo te pueden condicionar? 

Entonces, ¿escribo a mano o en computadora?

Escribir tiene muchos beneficios y, escribir a mano tiene más beneficios todavía. El objetivo de la escritura terapéutica, además, no es solo que puedas liberar emociones y desahogarte, sino que puedas entender y analizar lo que sentís y pensás para, conectar con vos misma y encontrar una posible solución u observar lo sucedido desde otra perspectiva. 

Por eso, cuando uses la escritura como terapia, lo ideal es que escribas a mano. Y, por supuesto, recordá que la escritura terapéutica no reemplaza ir a psicoterapia. Es una herramienta que, incluso, te ayudará en tus sesiones si compartís tus textos con tu psicóloga o psicólogo.

La intención de esta publicación no es decirte “no podés escribir en computadora”. No. Lejos de mí decir qué se puede hacer y qué no. Al contrario. Como dije más arriba, yo escribo de las dos formas: a mano y en computadora o teléfono móvil. Pero, cuando conocí todos los beneficios que tiene escribir a mano, decidí crearme el hábito de intentar hacerlo todos los días.

¿Cómo generar el hábito de escribir a mano?

Para empezar, te recomiendo que te generes el hábito de escribir a mano con las páginas matutinas. Pueden no ser matutinas y escribirlas en cualquier momento del día. Y, si bien el ejercicio que comparte Julia Cameron en “El camino del artista” es para conectar con tu creatividad, podés hacerlo tan solo para aprovechar todos los beneficios de escribir a mano.

Un cuaderno, una agenda vieja, un block de notas. Lo que tengas a mano y lo que te guste. Podés adornarlo si querés con colores, stickers. Sí, como si fuera un diario íntimo. 

Lo ideal es que te separes un momento en el día en el que sabés que vas a estar tranquila y que hay menos chances que te interrumpan. Por ejemplo, en mi caso, me levanto más temprano que el resto de los seres con los que convivo para, justamente, tener mi momento conmigo misma.

¿Ya tenés el cuaderno, la lapicera y el momento para vos pero no sabés qué escribir? Si bien existe la escritura automática que te sirve para escribir sobre los pensamientos e ideas sin juzgarlas, sin razonarlas y tan solo escribir todo lo que se viene a la mente, también podés hacer ejercicios de escritura terapéutica que te inspiren a escribir a mano en tu cuaderno. Otro recurso para soltar la mano es responder lo que y suelo decirles “preguntas liberadoras” o “preguntas reveladoras” porque muchas veces, al contestar esas preguntas, nos encontramos con una parte nuestra que no teníamos tan presente o, que incluso, no conocíamos.

Otra cosa importante es que cuando escribas para vos, no te preocupes en el momento que escribís ni de la ortografía ni de la gramática, ni si la palabra está bien usada o si usás muchas “malas palabras”. Estos textos son para vos. Ni siquiera tenés que publicarlos. Y, en el caso que quieras publicarlos, primero escribí sin censura y, después, lo editás para publicarlo (si querés, obvio).

Recordá que esto es para que te sientas bien. Y cada persona recorre su camino a su manera.

Y vos, ¿preferís escribir a mano o en computadora o dispositivo móvil? Después de leer este post, ¿vas a empezar más seguido a mano? Contame en los comentarios.

Foto de Anna Tarazevich en Pexels

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

La escritura automática

La escritura automática

La escritura automática es una técnica de escritura que introdujo el surrealismo a las obras literarias y que hoy nos puede ayudar de forma terapéutica.

leer más
Escribir páginas matutinas

Escribir páginas matutinas

Las páginas matutinas son un ejercicio que Julia Cameron comparte en su libro «El camino del artista» para reconectar con tu creatividad. Yo las uso para descargar todo lo que hace ruido en mi mente. Es el espacio para calmar mis pensamientos.

leer más