Escribir páginas matutinas

Las páginas matutinas son un ejercicio que Julia Cameron comparte en su libro "El camino del artista" para reconectar con tu creatividad. Yo las uso para descargar todo lo que hace ruido en mi mente. Es el espacio para calmar mis pensamientos.

Escrita el 24 de abril de 2021

Las páginas matutinas es un ejercicio que propone Julia Cameron en su libro «El camino del artista». Es un libro que te enseña varias técnicas para conectar con tu creativo y recuperar la creatividad. Sí, una de las cosas que afirma este libro es que todas las personas somos creativas, solo que algunas están bloqueadas.

Conocí las páginas matutinas antes de leer el libro. Una conocida me comentó sobre este ejercicio que consiste en escribir tres páginas de un cuaderno a penas te levantás. Sí, tres páginas y todas de una sola vez y así iba a lograr a conectar con mi yo creativa.

Al otro día empecé y descubrí que estaba bloqueada porque no sabía qué escribir. Mejor dicho, tenía muchas cosas por escribir pero nada creativo. Entonces conseguí el libro y lo leí para ver si había algún truco que desconocía o si el problema era que yo no soy artista. Pensaba que artista era alguien que pinta o hace esculturas o actúa en obras de teatro. Y no es así. Todas las personas somos artistas.

Y había un truco. Sí. Dejar de juzgar y criticarme. Porque lo que esperaba de mis primeras tres páginas era que salga un guion de una película o de una obra estilo Shakespeare. A mi me salía escribir sobre cosas del día a día y pensaba que eso no servía. Que algo estaba mal conmigo. Y no, lo malo es que le estaba dando mucho lugar a mi censor que, según Julia, es la parte de nuestro cerebro de supervivencia y se encarga de que estemos a salvo.

Eso nos servía cuando hace mucho tiempo teníamos que estar alerta en la selva o en el bosque para cuidar nuestra vida . En la actualidad, ese censor es el encargado de criticarnos y decirnos que no hagamos nada porque es peligroso.

¿Qué es lo que hacía mi censor? Como vio que estaba haciendo algo nuevo y, por experiencias anteriores, entendía que eso iba a provocar un movimiento emocional en mi, empezó a decirme que para qué iba a escribir tres páginas. Que eso no iba a servir para nada. Que mirá lo que estás escribiendo, eso no se puede considerar arte. Sí, tengo un censor muy crítico y cruel pero ya lo estoy domando.

Entonces, al leer las primeras páginas de «El camino del artista» entendí que las páginas matutinas son tres páginas que debo escribir a mano (esto es sumamente importante) y que solo tenía que escribir. Es más, yo pensaba que escribir sobre preocupaciones y cosas que me molestaban, estaba como desaprovechando el ejercicio. ¡Todo lo contrario!

De eso se trata. De descargar en las páginas matutinas todo eso que nos molesta, nos preocupa, nos afecta, que hace que no podamos dejar de pensar en eso. Básicamente todo lo que nos bloquea y se interpone entre vos y tu creatividad.

Cuando lo leí, me imaginé en el «pensadero» de Dumbledore: ese objeto mágico que tenía y que Albus usaba para despejar su mente y revisar recuerdos.

 

Mi experiencia con las páginas matutinas

 

Ya conté cómo empecé a escribir tres páginas toda las mañanas. Al principio pensaba que en esas hojas debía aparecer toda mi creatividad con globos y confetis y al final me encontraba escribiendo sobre los problemas que tenía en el día a día.

Las primeras tres semanas fue una experiencia intensa. Tenía muchas cosas reprimidas y ocultas que, cuando se dieron cuenta que estaba escribiendo sobre ellas, hicieron una larga fila para aparecer en mi mente y transformarse en palabras escritas.

También fue muy movilizador ponerme frente a frente con mi censor crítico. Y reconocer que me trataba de una forma cruel y despiadada. Cero compasión para conmigo misma. Se sumaba también tener muchas cosas guardadas de hace mucho tiempo.

Lo importante es entender que las opiniones negativas del censor no son la verdad absoluta. Y que no es posible callar para siempre a ese censor. Siempre va a estar. Pero cuando lo conozcas y aprendas a reconocer su mecanismo, le quitarás poder y podrás forjar una relación más amigable. Incluso responderle.

Julia Cameron en el libro comenta que lo primero que tenés que hacer a penas te despertás es sentarte a escribir las tres páginas matutinas. Y que por nada del mundo dejes de escribirlas y tampoco reducirlas.

Al principio me puse firme con todas las sugerencias de la autora pero sentía que me bloqueaba aún más. Primero, porque apenas me levanto necesito ir al baño, lavarme los dientes y la cara. Después, al convivir con Pumba y tres gatos (la Rubia, Robin y Rudo), tengo que saludarlos y darles mi atención.

Entonces admito que relajé bastante y busqué la rutina que me permite sentirme bien con las páginas matutinas. De hecho, no siempre son tres hojas, a veces son dos, a veces son seis. A veces es una sola.

Escribo lo que se me pasa por la mente. Lo que me tiene molesta, enojada. Lo que me hubiera gustado decirle a una persona y que no me animé. Cómo me hubiera gustado reaccionar o actuar frente a determinas ocasiones. Escribo lo que me gustaría hacer durante el día.

Las páginas matutinas, para mi, son ese espacio en el que puedo liberar mi mente. Son como cuando escribía los diarios íntimos de niña. Nada más que lo hago a la mañana con un té de manzanilla acompañándome.

 

Beneficios de escribir páginas matutinas

 

  • El primer beneficio tiene que ver con la acción de escribir a mano. ¿Por qué? Favorece a la creatividad, al razonamiento lógico, a concentrarte. Escribir a mano activa la memoria. El cerebro interpreta que eso es importante entonces lo guarda. También favorece la asociación de ideas porque las ordena y ya no quedan dando vueltas por la mente haciendo ruido.
  • Las páginas matutinas lo que hacen es que tu cerebro lógico, ese que está preocupado por absolutamente todo y que no para de hablar (o al menos el mío es así, como una reunión de consorcio), sienta que le prestaste atención así que puede aflojar para darle lugar a tu cerebro creativo.
  • Conectás con tus emociones. Saber qué nos preocupa, que nos enoja, que nos angustia y genera estrés es algo positivo. Esto te permite conocerte, analizar y reflexionar sobre los aspectos de tu vida.
  • Aprendés a relacionarte con tu censor que, para él, todo está mal. Entender que su objetivo es bloquearte, hacerte sentir un fraude, llenarte de miedos para inmovilizarte pero que eso no significa que sea la verdad o realidad.
  • Ayudan a conocer mejor tus pensamientos, necesidades, preocupaciones y problemas. Al principio puede que te resulte que todo es una queja constante pero con los días, empiezan a aparecer las posibles soluciones.

¿Querés empezar a escribir por la mañana?

 

Te comparto 5 cosas que, para mi, son importantes a la hora de empezar a escribir páginas matutinas:

  • El objetivo de escribir las páginas matutinas no es que sean una obra literaria sino el de reconectarnos con nuestra creatividad. Solo se trata de escribir sin juzgarte.
  • Escribí sin preocuparte por la gramática y la ortografía o sino te entendés la letra. La intención es que te relajes y te dejes llevar. La sugerencia de la autora es que no vuelvas a leer lo que escribiste ni lo compartas con otras personas.
  • Intentá generarte una rutina. Así el cerebro critico se acostumbra que tiene su momento del día al cual le vas a prestar atención.
  • Si algún día sentís que no tenés nada que escribir, tan solo escribe «no se qué escribir».
  • No es necesario que compres un cuaderno y lapiceras especiales. Eso es una excusa para procrastinar y evitar comenzar con las páginas matutinas. Podés escribir en viejas agendas, cuadernos, reutilizar hojas de impresora, etc.

Otro ejercicio que Julia Cameron comparte en «El camino del artista» es el de la cita con el artista. Ella propone que todas las semanas nos hagamos un espacio en nuestra agenda para tener una cita con vos misma. Puede ser una cita de dos horas por semana para realizar actividades que te conecten con tu creatividad.

Escribí más sobre la cita con el artista en otra publicación. Es una herramienta complementaria a las páginas matutinas así que te invito a que también la leas y pongas en práctica.

 

Otras actividades que hago en mi rutina matutina

 

Además de las páginas matutinas, tengo otras actividades complementarias que me ayudan a conectar con mis emociones y estar más atenta a lo que siento, pienso, digo y hago. Una es el registro lunar y la otra son una serie de preguntas diarias que respondo sobre temas que a mi me interesan saber de mi. También, durante la mañana, antes de ponerme a hacer otra actividad sea laboral o no, aprovecho para meditar y hacer ejercicios de estiramientos.

Como verás, para mi la mañana es el mejor momento del día. Por eso me levanto entre una y dos horas antes de lo que me levantaría para hacer esta rutina. Sí, soy la que despierta al gallo. Al principio me costó y admito que en invierno hay días que la cama calentita me invita a quedarme. Pero me levanto porque sé que me sentiré mejor.

 

¿Conocías las páginas matutinas? ¿Tenés un momento del día para registrar tus emociones y pensamientos?

En este post vas a encontrar links de afiliados. Es decir, si vos comprás a través de esos links, yo gano una pequeña comisión. Para vos no representa ningún gasto extra y a mí me sirve para seguir compartiendo herramientas, experiencias e información útil en el sitio. ¡Muchas gracias! 🙂

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define, que se puede resignificar la historia para vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

La escritura automática

La escritura automática

La escritura automática es una técnica de escritura que introdujo el surrealismo a las obras literarias y que hoy nos puede ayudar de forma terapéutica.

leer más