Sacar belleza de este caos es virtud

En el post de ayer terminé el texto diciendo “Quizás debería definir belleza. O no, mejor aún. Debería definir qué es belleza para mi. Y ocuparme de que todos los días haya belleza en mi vida.” Y eso haré en las próximas líneas. Porque como dijo mi amiga Flor: “Siempre es bueno saber dónde estás […]

Escrita el 23 de septiembre de 2020

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define ni define tu vida. Y que podés vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

En el post de ayer terminé el texto diciendo “Quizás debería definir belleza. O no, mejor aún. Debería definir qué es belleza para mi. Y ocuparme de que todos los días haya belleza en mi vida.”

Y eso haré en las próximas líneas. Porque como dijo mi amiga Flor: “Siempre es bueno saber dónde estás parada y cuál es el conflicto.”

 

 

¿Qué es belleza para mi? 

Los colores son belleza.

Escribir es belleza.

Escuchar música y bailar y cantar también es belleza.

Hacer algo relacionado al arte, como pintar o dibujar es belleza.

Trabajar con la tierra, que las uñas se llenen de tierra mientras preparás el lugar donde va a crecer una planta, eso es belleza también.

Andar en bicicleta es belleza.

Leer un libro es belleza.

Estar en una pileta es belleza (aunque no pueda nadar porque es chica).

Regar las plantas es belleza.

Hacerle mimos a Pumba es belleza.

Jugar con Pumba es belleza.

Que Robin o la Rubia vengan a pedirme mimos y que me ronroneen es belleza.

Aprender cosas nuevas es belleza.

Ver una película o serie que ya vi 100 veces y que me gusta es belleza.

Que me acaricien el pelo es belleza.

Cuidar mis rulos es belleza.

Cocinar es belleza.

Tomar mate es belleza.

Disfrutar de un té de manzanilla es belleza.

Estar en silencio es belleza.

Que no haya problemas es belleza.

Que no haya tensión en el ambiente en el que estoy es belleza.

Que no sienta ansiedad es belleza.

Que no sienta angustia es belleza.

Los días que no superan los 25 grados de temperatura son belleza.

Caminar con los pies descalzos por el pasto es belleza.

Escuchar los pájaros cantar es belleza.

Ver a mi compañero de vida sonreír es belleza.

Llorar para descargar angustia es belleza.

Llorar de risa es belleza.

Un abrazo es belleza.

Hacer el amor es belleza.

Ponerse frente al ventilador cuando salís de bañarte es belleza.

Dormir la siesta es belleza.

Viajar y conocer nuevos lugares y personas es belleza.

Ver un atardecer es belleza.

Sentir brisa en el rostro es belleza.

Respirar aire puro es belleza.

El hornito aromático con Óleo 31 es belleza.

También es belleza un sahumerio en el ambiente.

El olor a jazmines es belleza.

Que una barrita de chocolate se derrita en la boca es belleza.

Comer helado es belleza.

Comer sándwiches de miga es belleza.

Reír a carcajadas y hacer reír a otras personas es belleza.

El olor a tierra mojada antes de que llueva es belleza.

El ruido de la lluvia es belleza.

Escribí sin pensar. No es una lista de prioridades. Escribí a medida que sentía. Es una lista de emociones. Porque hubo cosas que las sentí mientras escribía. Es decir, usé mis recuerdos para sentir y sonreír.

No sé si es una lista corta o si es larga. Seguramente durante el día y los próximos días se me ocurran más cosas. ¡Y mejor que así sea! Qué sensación más linda es que tenga la belleza presente en tantas cosas. Y muchas las tengo al alcance.

¿Entonces? ¿Qué tengo que hacer? Porque para sentirme en armonía, tengo que equilibrar lo que no me gusta, lo que me hace mal con estas cosas que son belleza para mí.

¡Y es que sí! ¡Y ES QUE SÍ! Lo pongo en mayúscula porque estoy a punto de gritar.

¿Cómo no vas a buscar sentir belleza en tus días? A pesar de las cosas malas, buscá y viví la belleza en tus días. 

 

 

Mirá la terrible lista que acabas de hacer y me vas a decir que no podés experimentar belleza en tus días para equilibrar con esas cosas que te afectan. ¡Pero por favor!

Tenemos (sí, me hablo a mí misma en plural) que dejar de pensar que el afuera nos va a proteger. O dejar de basar nuestra felicidad por lo que hacen o dejar de hacer el resto de las personas. 

El mundo, la vida, está llena de personas que harán cosas que no nos gustan, que nos afectan, que nos hacen mal, que nos molestan e invaden nuestra tranquilidad. Pero… en serio. ¡Mirá la terrible lista que tenés para buscar belleza! Para disfrutar a pesar de.

Porque sí. Creo que se lo escuché a Gabriel Rolón. Esto de dejar de llorar por los 5 pesos que nos faltan y aprender a vivir con los 95 pesos que tenemos. Porque sí, porque es muy difícil que podamos vivir en un ambiente que nos guste 100%. Aunque a veces sueño con ir a una cabaña en el medio de la montaña. Pero a decir verdad, no hay nada que me garantice que no tengo problemas o que no haya cosas que no me gustan.

El tema es ese. Tengo que aprender a convivir con esos problemas y cosas que no me gustan. Y sí, buscar solucionar pero si no se puede (porque escapa de mis posibilidades), buscar llenar de belleza mis días para equilibrar.

Equilibrar lo que nos genera belleza en la vida con lo que nos afecta y nos genera molestia. Claro, eso es armonía.

Pasa que a ser sincera, después de vivir durante años en ambientes violentos y abusivos, mi idea o mi deseo es vivir durante años en ambientes armoniosos. Y yo pensaba que la armonía era la ausencia de violencia, de tensión, de angustia, de ansiedad. Y no. Me doy cuenta que hasta ahora sentí que estaba perdiendo la batalla porque claro, no lograba que hubiera varios días con esas características. Ahora es diferente. Ahora puedo registrar el presente, el día a día de otra forma.

Tarea desde hoy: generar momentos y experiencias que me hagan sentir belleza. 

 

 

Fotos: Pexels | Pexels | Pexels 

 

 

¡Hola! Soy Vir

Este es mi diario no íntimo. Espacio donde la escritura se convierte en una terapia de liberación.

Escribir me salvó.

Por eso comparto herramientas y técnicas de escritura terápeutica y creativa con la intención de que puedas conocerte mejor, conectarte con tus emociones y entender que no hay nada malo en vos. Que lo que te pasó no te define ni define tu vida. Y que podés vivir sintiendote mejor con vos misma.

 

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

La inalcanzable zanahoria

La inalcanzable zanahoria

Qué difícil que se hace todo cuando tu zanahoria es intentar vivir en armonía. ¿Cuál es el motivo por el cual elegí la “armonía” como objetivo a alcanzar en mi día a día? No lo entiendo. A veces pienso que soy mi propia enemiga. 

leer más
Nueva era

Nueva era

Basta. Ahora sí, basta. Poné un freno. Así no podemos seguir. Vamos a terminar mal de nuevo. Y no queremos eso. Empezá a priorizarte. A ponerte en...

leer más
Tengo miedo

Tengo miedo

Tengo miedo. Tengo miedo de que se repita la historia. Y sentirme la más forra del mundo. ¿Pero por qué me siento así? Si es a mí a quien lastimaron...

leer más
0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 20 =