Imagina que puedes elegir una emoción o sentimiento que puedas sacar de tu cerebro, ¿cuál sería? ¿Por qué?

¿Solo una?
Escrita el 5 de noviembre de 2018
Inicio 9 Diario (no) íntimo 9 Imagina que puedes elegir una emoción o sentimiento que puedas sacar de tu cerebro, ¿cuál sería? ¿Por qué?

Es una pregunta difícil. Porque rápidamente pensé en tres: angustia, miedo y ansiedad. ¿Hago trampa si hablo un poco de por qué elegiría cada una a ver si me decido cuál de todas? No, claro que no. Soy la que inventé estas consignas y también las reglas (?).

La angustia

¿En serio tengo que dar motivos por los cuales sacaría la angustia de mi cerebro? Es una mierda la angustia. La angustia no es lo mismo que tristeza.

A ver qué dice la amiga Wikipedia:

La angustia (etimología: del indoeuropeo anghu-, moderación, relacionado con la palabra alemana Angst) es un estado afectivo que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Suele estar acompañado por intenso malestar psicológico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardíaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, “angustia” se refiere a “angostamiento”). En el sentido y uso vulgares, se lo hace equivalente a ansiedad extrema o miedo.

Y de la tristeza dice:

La tristeza es una de las seis emociones básicas (no natales) del ser humano según Paul Ekman, junto con el miedo, la ira, el asco, la felicidad y la sorpresa. Es una clase de dolor emocional o estado afectivo provocado por un decaimiento espiritual y expresado a menudo mediante el llanto, el rostro abatido, la falta de apetito, la lasitud etc. A menudo nos sentimos tristes cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida son más dolorosas que alegres. El sentimiento opuesto es la alegría.

Bueno, lo que deduzco al leer esto es que si me saco la angustia del cuerpo, también se irían la ansiedad y el miedo. Aunque esos síntomas que comenta siempre los relaciono más a la ansiedad que la angustia. En fin.

La angustia es horrible. Es una opresión continua en el pecho y ganas de llorar todo el tiempo. Lo peor es sentir angustia y no saber bien por qué. A esos momentos les tengo miedo porque me siento indefensa. Como que dejo de ser dueña de mi cuerpo y que en cualquier momento algo malo va a pasar. Eso malo siempre es el ataque de ansiedad y angustia, comúnmente llamado ataque de pánico.

Cuando empiezo a sentirme así, intento rápidamente calmarme. Respirar profundo varias veces y reflexionar sobre por qué me siento así. Qué pasó, qué vi, qué escuché, qué recordé. Algo que haya accionado el botón y que me puso en estado de alerta.

Escribir es una forma de descargarme. Escribo sin pensar, lo que me sale en el momento. A veces es a mano. Todavía no se bien la diferencia entre escribir a mano y en la computadora, pero a mano tiene algo diferente. Por algo las páginas matutinas recomiendan que sean escritas a mano.

La ansiedad

Ahora que leí lo de Wikipedia y reflexiono que quizás mezclo lo que es angustia con ansiedad, total para mi son dos cosas que van de la mano y que detesto, voy a leer la definición de ansiedad:

La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos,​ y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.

Bueno, sí. Esto también lo identifico. No recuerdo si ya escribí sobre esto, seguramente sí, pero sufro de tener pensamientos muy pero muy feos. De estar pensando siempre que va a pasar lo peor. Pero incluso en situaciones cotidianas.

Voy a poner un ejemplo para explicarme: estoy por poner los fideos en el agua hirviendo. Ese momento, que serán milésimas de segundos pero yo ya estoy pensando que los fideos van a salpicar agua hirviendo y se me va a derretir la piel de la mano y brazo. Lo mismo si hago algo con aceite hirviendo.

Es una constante estar pensando que me pueden pasar cosas malas. Como si eso me ayudara a anticiparme, a prepararme y evitar que me pasen cosas malas. Puede ser que sí, pero yo lo vivo como un sufrimiento. Porque es vivir constantemente con miedo.

Y si todo en este mundo es amenazante y peligroso, ¿cómo puede ser que en algún momento crea que pueda vivir tranquila? Volvemos un poco a lo de la zanahoria inalcanzable así. Vivir en armonía y tranquilidad es imposible.

Porque mismo si logro controlar los factores externos… ¿armonía y tranquilidad en una mente y un cuerpo que sufren angustia y ansiedad?

Me estoy riendo un poco.. Parece un chiste de mal gusto.

El miedo

Otra vez Wikipedia:

El miedo es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales, lo que incluye al ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo está relacionado con la ansiedad.

Existe miedo real cuando su dimensión está en correspondencia con la dimensión de la amenaza. Existe miedo neurótico cuando la intensidad del ataque de miedo no tiene ninguna relación con el peligro. Ambos, miedo real y miedo neurótico, fueron términos definidos por Sigmund Freud en su teoría del miedo.

(…)

El miedo produce cambios fisiológicos inmediatos: se incrementa el metabolismo celular, aumenta la presión arterial, la glucosa en sangre* y la actividad cerebral, así como la coagulación sanguínea. El sistema inmunitario se detiene (al igual que toda función no esencial), la sangre fluye a los músculos mayores (especialmente a las extremidades inferiores, en preparación para la huida) y el corazón bombea sangre a gran velocidad para llevar hormonas a las células (especialmente adrenalina). También se producen importantes modificaciones faciales: agrandamiento de los ojos para mejorar la visión, dilatación de las pupilas para facilitar la admisión de luz, la frente se arruga y los labios se estiran horizontalmente.

*¿Tendrá algo que ver con tener resistencia a la insulina?

Crecí un ambiente violento y abusivo. Sentí miedo todos los días. Incluso aquellos en los que mi padre hacía guardias de 24hs. Nunca sabía cuando podía abrirse esa puerta y recibir una golpiza e insultos.

Es normal y entendible que sienta que el mundo exterior es ULTRA amenazante para mi. Lo fue aquello que debería protegerme: la familia.

Es que de hecho, pienso que esto de anticiparme a las cosas malas que me pueden pasar seguramente es algo que aprendí de aquellos días.

Pienso. Nunca sabía bien cuándo me iban a pegar. Menos que menos el por qué. No había motivos (que tampoco los hay, no hay justificación para la violencia).

Debo haber aprendido a pensar y analizar todo lo que pasaba a mi alrededor, incluso aquellas cosas que no entendía para buscar formas de evitar la violencia.

Que si me reía fuerte. Que si lloraba. Cómo olvidar que mientras me pegaban me decían que no llore, que si quería que me peguen más fuerte para tener motivo para llorar. Como si la vida de mierda que me hicieron experimentar no era motivo suficiente para llorar.

Que si hablaba fuerte. Que si jugaba a las muñecas o a los ladrillitos. Que si me sacaba un 9 en vez de un 10. Que si perdía un útil escolar. Que si alguno de mis hermanos lloraba. Para mi todo era motivo posible de recibir una sesión de violencia de las más cruel.

Y no se si tiene alguna relación. Seguramente sí. El miedo al sufrimiento físico que tengo. El accidente también debe tener mucho que ver con este miedo. Pero todo lo que anticipo en mi mente, todo las imágenes y pensamientos son en torno a evitar sufrimiento físico.

Parece como si el sufrimiento psicológico no me importa. Siempre pienso en eso. Por qué le tengo miedo al sufrimiento físico y no al psicológico. Como si el psicológico no dejara marcas también y fuera tan difícil de curar como es el físico. Con el físico de última te adaptas. Como yo me adapté a las cicatrices. ¿Pero el psicológico?

El psicológico… tiene relación con la mente. Y es mi mente la que me genera esos pensamientos e imágenes. La que oprime el botón del miedo, la angustia, la ansiedad.

Quizás es la mente la que me hace tener miedo al dolor físico para distraerme. No quiere asumir lo realmente importante que es el dolor emocional y lo traslada al físico. ¿Tendrá sentido lo que escribo?

A veces quisiera estudiar psicología para entenderme. Pero ya estudié ciencias de la comunicación y en sociología ya aprendí que una persona no se puede estudiar así misma en una cultura. Creo que fue sociología. Ahora dudo si no fue en antropología. En fin, que me voy por las ramas. ¡Ves que la mente me distrae! Yo le digo mente a lo que seguramente Freud define subconsciente o inconsciente.

Vuelvo a la consigna. Que es solo un disparador para escribir sobre todo esto. No es una prueba en la que hay una respuesta correcta. Es solo eso, un disparador.

Pero hoy, porque quizás otro día sienta diferente la respuesta, elijo sacarme la angustia.

Porque la ansiedad y miedo entiendo que son emociones necesarias ante determinadas situaciones. Yo las sufro porque vienen cargadas de angustia (eso deduzco). Por eso elijo la angustia.

____________________________________________________

Foto de Eleanor Jane en Pexels
Foto de Italo Crespi en Pexels
Foto de Farzad Sedaghat en Pexels
Foto de Rahul en Pexels

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros textos que escribí y te pueden interesar…

27 años de aquel día

27 años de aquel día

Hay días en la vida que nunca podremos olvidar. Momentos en los que parece que el tiempo se detuvo. Que nos morimos pero seguimos vivos.

leer más
Celebro cumplir 39 años

Celebro cumplir 39 años

Un mes antes de cumplir 15 años dejé de querer festejar mi cumpleaños y la vida misma. Hoy, después de un largo proceso, celebro cumplir 39 años.

leer más